Tratamiento de cuello y escote

Cuello y escote suelen ser los grandes olvidados en nuestros cuidados diarios, hasta que un día encontramos que ya han envejecido y que además, lo han hecho de una manera desproporcionada con el resto de la cara, y es que tanto el cuello como el escote, tienen una piel muy fina con poco tejido subcutáneo y son por ello muy frágiles y susceptibles al descolgamiento en el caso del cuello, y a arrugarse con facilidad (típicas arrugas que se producen al dormir de lado) en el escote.

El escote además recibe perpendicularmente los rayos del sol, por lo que presenta muchas veces un aspecto fotoenvejecido que puede delatar nuestra edad o incluso hacernos parecer mayores de lo que somos. Hasta hace poco no eran muchas las alternativas terapéuticas realmente efectivas de las que disponíamos para el tratamiento de estas zonas tan delicadas, pero hoy ya contamos con tratamientos específicos de infiltraciones de ácido hialurónico con manitol para una hidratación especial con sustancias específicamente diseñadas para la piel de estas zonas, que mejoran la calidad de la piel y previenen de un deterioro cutáneo.

La piel del escote también se beneficia especialmente de los tratamientos con luz pulsada intensa -IPL-AFT- que unifica el tono cutáneo, redensifica la piel y elimina las antiestéticas venitas rojas que suelen producirse con el daño solar.

Ahora es posible que tanto la cara, como el cuello y el escote aparezcan de forma natural rejuvenecidos y con un aspecto mucho más saludable.