Radiofrecuencia

Radiofrecuencia de tercera generación multipolar: ENDYMED RF 3 DEEP

Todos envejecemos, e incluso si comemos y hacemos ejercicios correctamente, nuestra piel con el tiempo se vuelve laxa, y va perdiendo la firmeza y el tono de la juventud.La radiofrecuencia es el tratamiento reafirmante por excelencia, que puede ayudarnos a recuperar ese aspecto fresco y esa juventud.

La radiofrecuencia actúa aplicando un calentamiento de capas profundas que favorece la formación de un colágeno nuevo que conduce a una mayor compactación de la piel, y por tanto, a un retensado de la misma y a una disminución en la aparición de arrugas.

A diferencia de los anteriores, Endymed RF 3 Deep, la tercera generación de Radiofrecuencia, está especialmente indicada para el tratamiento de la flacidez tanto facial como corporal, ya que la energía emitida actúa de forma focalizada, controlada y contenida en las zonas que se desea tratar. Su funcionamiento consiste en un calentamiento  gradual de  los tejidos y una vez que la superficie de la piel alcanza los 40ºC, se produce un calentamiento en profundidad totalmente seguro para la piel, ya que no se emiten picos de energía súbita como ocurría con la tecnología previa.

Con este procedimiento estamos tratando cara y cuerpo con unos excelentes resultados.Puede emplearse para tratar la piel laxa de cualquier área como cara, cuello, escote, brazos, abdomen y muslos... zonas en las que la formación del nuevo colágeno provocarán un tensado que conducirá a recuperar la firmeza de la piel. Otra característica especial de la radiofrecuencia endymed es que además de su efecto tensor, el calentamiento térmico llega también a los depósitos de grasa, contrayendo los adipocitos, y ayudando aún más al remodelado corporal además de proporcionar un potente efecto anticelulítico de un modo no invasivo, sencillo y cómodo para el paciente.

Las sesiones son indoloras y a menudo las pacientes las describen como "un masaje caliente", pudiéndose observar al terminar un leve enrojecimiento incluso favorecedor que desaparecerá en unas horas.